¡No te automediques!

La automedicación es la administración por cuenta propia de medicamentos. Comprarlos sin indicación médica es una acción cotidiana y habitual cuando se quiere aliviar ciertos dolores. Es importante saber que un uso irracional de estos medicamentos, como los antibióticos, provoca, entre otras cosas, la resistencia antimicrobiana.

¿Qué es la resistencia antimicrobiana?

Si se hace mal uso de los antibióticos, el organismo se adapta a ellos y el sistema inmunológico pierde fuerza y eficiencia para combatir las infecciones. A este mecanismo se le conoce como “resistencia antimicrobiana”.

Tiene como consecuenta que las prescripciones regurales se vuelven insuficientes para combatir las enfermedades debiendo aumentar la dosis para hacer frente a las infecciones y otras condiciones del salud que tenga el paciente. En algunos casos las dosis de medicamento son tan fuertes que pueden ocacionar reacciones desfavorables en la persona.

Bacterias ultraresistentes

Las bacterias son organismos vivos que mal controladas producen las enfermedades en el ser humano. Cuando la persona consume antibióticos sin control, la bacteria crean mecanismos para resistir su efecto y no morir. Esto quiere decir que una bacteria que se encuentra constantemente enfrentada a antibióticos va modificando su código genético para crear defensas ante éste. Al seguir tomando medicamentos cuando no se requieren genera que la bacteria se adapte y no produzca efectos en el organismo. Se les conoce como bacterias ultraresistentes. 

Esta resistencia se genera cuando:

  • Se toman dosis insuficientes del medicamento recetado
  • No se finalizan los tratamientos prescritos o no se toma a las horas indicadas
  • Se administran medicamentos de mala calidad
  • La persona se automedica o sigue recomendaciones de personal no capacitado
  • Se prescribe de forma errónea

¿Cómo frenarla?

Nuestros profesionales recomiendan tomar los antibióticos sólo cuando los recete el médico. Además se debe tomar en cuenta estas recomendaciones:

  • Sólo los médicos pueden recetar antibióticos y debes seguir sus indicaciones.
  • No recomiendes antibióticos a tus conocidos. Cada persona reacciona de forma diferente y las infecciones no siempre son por el mismo microorganismo.
  • No utilices antibióticos que le hayan sobrado a otros.
  • No exijas antibióticos a tu médico si te indica que no es necesario.

 

Te dejamos mayor información aquí:

“Los antibióticos ayudan al paciente siempre que se usen de forma correcta y solo y exclusivamente  bajo indicación médica”