Piscina saludable

Las piscinas son la alternativa elegida por muchos cuando llega el verano y quieren refrescarse. Sin embargo, hay ciertas recomendaciones que todos los bañistas deberían verificar cuando acuden a estos lugares.

¿Cómo reconocer una piscina saludable?

Las piscinas saludables son todas aquellas aptas para la salud. Han sido supervisadas por las autoridades del Ministerio de Salud y estas han determinado que cumplen con los reglamentos de higiene tanto en los servicios (baños, duchas e instalaciones) como en el agua. Pese a que algunos no lo adviertan, las piscinas saludables poseen una identificación que garantiza su revisión; puedes verificarlo fácilmente desde la web de la Dirección General de Salud Ambiental – Digesa.

Para identificar una piscina saludable primero, tenemos que ver el agua; tiene que estar cristalina a simple vista y no turbia. Segundo, comprueba que los servicios higiénicos, lavamanos, duchas y lavapiés estén en buen estado de limpieza y cuenten con personal trabajando para ello cada momento. En tercer lugar, verifica que el establecimiento tenga una infraestructura en buen estado y cuente con medidas de seguridad en caso de emergencia.

¿Qué riesgos evitamos?

Las principales enfermedades que evitamos son las infecciones de oído o de ojos. Esto ocurre por el ingreso de agua contaminada al oído o cuando nos tocamos los ojos con ese agua. Por otro lado, evitamos diarreas, que pueden ser provocadas al tomar involuntariamente el agua sucia de las piscinas. Además, evitamos contraer hongos que pueden ser transmitidos si no hay adecuada limpieza en el establecimiento.

¡Sigue estos consejos para disfrutar de un buen día de piscina!

CLL Piscina saludable - grafica

Disfrutemos juntos un #VeranoSaludable